Entrevista a Lujan Loioco: “Hice una película con la idea de hablar de la libertad”

“La niña de tacones amarillos”, una ópera prima que no lo parece por la madurez del relato. Una directora que logra relatar con mucha simpleza y agilidad una historia común con una actuación de Mercedes Burgos (Isabel) que sorprende. Una historia filmada en  Tumbaya, un pueblito de apenas 300 habitantes ubicado a orillas del río Grande, en la quebrada de Humahuaca que cambiará a partir de la llegada de los preparativos de un nuevo Hotel Spa.

¿Cómo surge la idea del film?

Lujan Loioco: La idea surge con el personaje de Isabel. Empecé a imaginarme la vida de una joven adolescente en un pequeño pueblo de calor. Tenía 20 años y era una época en la cuál me preguntaba mucho acerca mi personalidad… ¿Qué era lo que definía mi ser?  Indagando en mis formas, me pensé como mujer en la sociedad que me crió y vi todas las marcas que me había dejado transitar la adolescencia en una sociedad machista. Ese año viajé a Jujuy por primera vez y desde ese momento me di cuenta que esa geografía respondía al pueblo que tenía en mi imaginario. Durante muchos años proyecté la película en la plaza de Humahuaca.

Unos años después regresé a Jujuy y conocí Tumbaya. Cuando entre al pueblo sentí que era el de la historia de mi guión, era simplemente perfecto. Faltaron unos años para ganar el “Concurso Opera Prima” y regresar a rodar ahí.

Declas 1- Lujan.jpg¿Cómo fue la selección de los actores? ¿Qué representa la protagonista con sólo 15 años?

L.L.: El casting se hizo en Jujuy. Hicimos una convocatoria por redes sociales y la gente que iba quedando preseleccionada se llamó a casting. Les mandamos una escena para que la traigan ensayada y tomábamos castings grupales. Veíamos quizás a dos o tres personajes en simultáneo. Eramos dos personas haciendo el casting, Natalia Dolensky y yo. De ahí salieron todos los roles, menos Isabel y Miguel. A Mercedes la conocí por Natalia, ambas son salteñas y se conocían por una profesora de teatro de Salta que tenían en común, Claudia Mendía, quien también era maestra de Lucas Gauna, el actor que interpreta a Luis.

No sé qué representa. Isabel es quién lleva adelante el relato. Elige narrar toda la película desde ese punto de vista adolescente.

¿Cuánto tiempo llevó realizar la película?

L.L.: El rodaje llevó 4 semanas, sumadas a 3 semanas de previa. Luego tuve aproximadamente unos 5 meses para concretar toda la postproducción.  La previa inició en febrero y cerré el corte final en el mes de octubre, en menos de un año. Dicho esto, todo el proceso desde que empecé a maquinar la idea fueron 10 años.

¿Como fue el paso por los festivales?

L.L.:  Muy  positivo. Las pantallas siempre se agradecen. Todos son muy interesantes para escuchar devoluciones del público y tener tu primera experiencia como directora escuchando qué le pasa al espectador con tu relato. Por suerte existen los festivales para este tipo de películas que mueven poco en lo comercial pero que logran construir empatía con el público. Los festivales te programan y muchas veces te aseguran mas de 50 espectadores por función, un lujo.

¿La película plantea una crítica a la sociedad machista?Declas 4- Lujan.jpg

L.L.: Sí, entendo que sí… No hice una película con la premisa  de hacer una crítica de la sociedad machista sino que hice una película con la idea de hablar de la libertad. Por eso es así la secuencia de inicio, “Una chica que la mueve la vida y la música y que no puede dejar de bailar libre entre la gente“. Al hablar de la libertad de cualquier mujer indirectamente vas a estar haciendo una crítica al machismo, que es la norma que somete y condiciona esa libertad.

¿Por qué el título de la película?

L.L.:  Porque el deseo siempre fue el móvil de Isabel y necesitaba un símbolo, un objeto específico que lo encarne y siempre lo pensé en un zapato. Los tacos son incómodos, duelen, pero a su vez marcan cierto status y el consumo los ubica en una pirámide de gran valor.

A su vez, cuando escribía Tacones vi la película “El niño con el piyama de rayas” y me pareció un título excelente. Describía toda la crudeza de la película en una frase: la inocencia del niño y la prisión y el horror de Auschwitz. Claramente hice un reemplazo entre uno y otro.

Declas 3- Lujan.jpg¿Qué mirada le intentás dar a la cuestión de género?

L.L.: La mía, la única que podría ofrecer. El deseo de ir hacia una sociedad de iguales, de dejar mandatos antiguos que nos reprimen y que solo conducen a la infelicidad y el sometimiento, tanto de mujeres como de hombres. El machismo oprime, mata y no sirve para nada. Tenemos que perder el miedo y educar diferente.

En una entrevista para “Página 12”  explicaste que el proceso te llevó diez años hasta la versión final del guión ¿Cuánto cambiaste vos?

L.L.: Y, es una década…Imposible permanecer la misma persona. En el medio crecí, me enamoré, me desenamoré, trabajé, renuncié, me recibí, me accidenté y casi me cuesta la vida. Me recuperé, viví afuera, me enamoré otra vez.. no se qué decir. Pasaron diez años y me atravesó la vida. Todo eso también atravesó el relato, o la forma en la que yo pude finalmente dirigir esta película. Sin embargo, lo que nunca se modificó fue el gérmen de lo que quería narrar y la constancia a lo largo de los años para que exista esta historia.

Catriel Mirabelli firma

Un comentario en “Entrevista a Lujan Loioco: “Hice una película con la idea de hablar de la libertad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s