Programar con los pies

Hace unos días nos enteramos que, desde el año pasado, los Espacios INCAA del interior del país están programando en sus espacios a tanques extranjeros (norteamericanos), generando así una competencia desleal con la producción nacional y con las demás salas (recordemos que los Espacios INCAA ofrecen el precio de su entrada a 8 pesos en promedio).

Dicha forma de programar por parte de los dueños de los cines comenzó durante la gestión Kirchnerista y continúa durante el actual período Macrista, a pesar de los cambios de nombres en la dirección.

Los Espacios INCAA nacieron con el objetivo de dar difusión y pantalla a un cine que no puede competir, y sobre todo darle continuidad a un cine que rápidamente sale del circuito comercial. ¿Es necesario darle pantalla a películas hipertaquilleras en los Espacios INCAA, a pocas semanas de estrenar como“Me casé con un boludo” y “El Hilo Rojo”? Está claro que merecen su lugar, pero el recorrido debe ser mucho más orgánico, y recién cuando se agotan en el circuito comercial los Espacios INCAA les dan pantalla.

Ahora bien, existe otra pequeña arista en esta cuestión: el horario. “El Eslabón Podrido”, película por dirigida por Valentín Javier Diment que relata situaciones bastante explícitas en donde se ve incesto, gore y violencia de varias formas estaba programada en el Espacio INCAA de Congreso luego de un complicado paso por los cines comerciales. Esta película de cine de género fue programada para su segunda semana a las 16:30hs y a las 20hs, sin tener en cuenta el tipo de target al que está referida. Una película de terror suele tener una buena cantidad de espectadores en las funciones nocturnas. El horario puesto fue prácticamente condenarla. Finalmente se avivaron luego de la segunda semana fue traslada a las 23:10.

Adicionalmente, si quiero acceder a una pagina de los espacios Gaumont, es imposible de encontrar. Los horarios generalmente son ofrecidos a través de otras páginas como la cartelera “La Nación”, cuando lo más sensato es crear una pagina web en donde uno pueda acceder a la información y adquirir las entradas por internet, al menos para una parte de la sala.

Trabajar en la programación, exhibición y difusión será fundamental para que en algún momento los espectadores que ven cine argentino crezcan en todo el país y no solo en la Ciudad Autónoma y Gran Buenos Aires.

Catriel Mirabelli firma

Un comentario en “Programar con los pies

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s