Entrevista Gabriel Arbós: “Siempre me preocupó que el ‘macho’ se imponga a través de la violencia”

Si bien muchas películas cuentan con historias de violencia de genero, nunca una lo había abordado de forma tan cruda o en primera persona con una de las protagonistas como sí lo hace “No me mates”, la nueva cinta de Arbos que se estrena hoy.

La película esta estructurada en base a una entrevista a Corina Fernandez. Su caso es considerado el primer precedente en la Argentina de femicidio: el 2 de agosto de 2010, Corina Fernandez dejó a sus hijas de 9 y 11 años en el colegio. Minutos más tarde, su ex pareja, Javier Weber, disfrazado de anciano, le disparó 6 tiros con un revólver calibre 32, en plena calle y a la luz del día.

Desde Sin Subtítulos no quisimos perder la oportunidad de entrevistar a Gabriel, director de la película.

Si bien la película se basa en una historia real, decidiste realizar escenas de ficción. ¿Por qué?

Porque la dramatización le daba más oxígeno a la historia y me permitía hacer aportes nomemates1.jpgartísticos de ficción a lo documental.

¿Qué te llevó a realizar una película sobre este caso en particular? ¿Qué te sorprendió más de lo que le sucedió a la víctima?

En realidad, sobre 4 películas que hice, 3 (“Monzón”, “Campo de sangre” y “No me mates”) son historias de femicidio; yendo a  la pregunta puntual, siempre me preocupó que para amplios sectores de la sociedad, incluidas muchas mujeres, les resulta normal que el “macho” se imponga a través de la violencia. Y sobre este caso puntual, la fuerza de Corina y el milagro del cómo sobrevivió a tres tiros pegados a 20 centímetros es de por sí milagroso.

Este caso cambió la forma de abordar estos temas en el ambiente judicial. ¿Qué otros efectos pensás que tuvo o podrá tener?

La gran deuda que todavía sigue sin resolverse es que luego de la denuncia de una paliza, el sujeto no va preso inmediatamente sino que sale en libertad rápidamente y agrava la situación más. No debería haber otro castigo que no sea la prisión inmediata de quien le pega una paliza a una mujer.

Aparte de la ineficacia del sistema que se refleja en la película, ¿qué otras fallas descubriste?

El hecho de que no haya refugios para mujeres golpeadas, que encima por lo general tienen hijos, hace que la mujer termine soportando al golpeador ya que el estado no las contiene.

Si bien todos los días nos encontramos con noticias de femicidios, ¿Crees que se le esta dando más importancia a esta problemática desde que se instalaron en nuestra cotidianeidad iniciativas autogestionadas, como por ejemplo el colectivo “Ni una

nomemates4.jpg

Gabriel Arbos es jefe de cátedra en la UBA para la carrera Diseño de Imagen y Sonido.

menos”?

“Ni una menos” y todas las movilizaciones, notas periodísticas, etc., hacen visible el tema. Pero yo no soy políticamente correcto, a estos tipos hay que cagarlos a palos ya que es la única manera para que entiendan. Los especialistas dirán que soy un salvaje, pero las mujeres golpeadas saben que tengo razón.

¿Qué esperás con la película?

Que tenga la mayor difusión posible porque creo que es un buen disparador para instalar el debate, particularmente en los jóvenes, tanto en los colegios secundarios como en las propias casas.

En una critica dijieron que: “…en gran medida la película parece más un programa televisivo que una realización cinematográfica. Los actores hacen lo que pueden” ¿Creés que los críticos se suelen ensañar con el cine nacional?

Nunca me llevé bien con la crítica, me aburre el cine (Bafici). Soy ortodoxo en cuanto al relato, mis películas tienen principio, desarrollo y fin. Para algunos críticos que sacan carnet de cultos, el mío es un tipo de relato antiguo. Sin ánimo de polemizar, solo recuerdo que cada cuatro años nace un “genio”, nacional o extranjero en el Bafici que nunca más vuelve a filmar porque los espectadores salen corriendo del cine cuando ven la película.

nomemates2.jpg

La película esta basada en el caso de Corina Fernandez (foto)

¿Concebís el cine como herramienta política?

En gran medida creo que si, tomando la política no como izquierda o derecha sino como una forma de vida. Por ejemplo, obras maestras del cine italiano de los 60’ serían hoy acusadas de homofóbicas porque se burlaban de la homosexualidad de algún personaje, pero al mismo tiempo otras grandes películas nos hicieron ver a todos que la homosexualidad era una forma distinta de amor, pero no una enfermedad. Este mismo ejemplo se puede trasladar a muchos otros temas que el cine fue cambiando junto con la sociedad.

¿Creés que el arte puede ser un agente transformador de nuestra sociedad?

Si, pero es muy difícil en el presente decir que tal o cual película es una obra de arte. A mi modesto entender, el arte es la suma de la obra más el tiempo. Cuando se estrenó “El Padrino” el más importante crítico de cine del diario La Nación dijo que era un mamotreto insoportable de 3 horas. Hoy todos sabemos quién es Francis Ford Coppola y cuatro locos recordamos el nombre del crítico. Sin duda las grandes obras se miden con la distancia; y, cuando son grandes, las obras son transformadoras de la sociedad.

 

2 comentarios en “Entrevista Gabriel Arbós: “Siempre me preocupó que el ‘macho’ se imponga a través de la violencia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s