DIRECTORES DE CINE ARGENTINO: ¿UN MONOPOLIO?

Casi todas las semanas tenemos estrenos argentinos y, como siempre decimos, el grueso del público no se entera. ¿Por qué?  Porque carecen de difusión y parten de una cantidad de copias insuficiente para abarcar un público más grande.

incaa¿Cuál fue la última publicidad de tele que viste que no haya sido para la peli de Darín? Si bien muchos directores consiguen hacer su ópera prima, lo cierto es que si no cuentan con un canal como productor asociado, su obra morirá con, siendo benévolos, menos de 5000 espectadores. El INCAA, tanto en esta gestión como las anteriores, no considera a la difusión ni a la cantidad de copias como elementos trascendentales a la hora de pensar una película. En el camino quedan directores y directoras hipertalentosas que no son capaces de llegar a un público relativamente amplio y, como resultado, sus películas probablemente no produzcan una ganancia o un reconocimiento que les permita continuar su carrera con más estrenos.

Ahora bien, existe un conjunto de directores y directoras que ha podido traspasar la rompiente y largarse a navegar por las aguas del séptimo arte, sorteando las peripecias del exclusivo circuito comercial, a lo largo de los años y por diferentes razones:

Ariel Winograd

Ariel-Winograd¿Puede un director filmar una película por año? Bueno, esto parecería ser tarea solamente de Woody Allen y Winograd. Desde sus comienzos, el director de “Cara de queso” ha incursionado en comedias que han tenido éxito y se ha asegurado una cantidad de público que le permitió volver a filmar. Entre sus películas están: “Cara de queso” (opera prima), “Mi primera boda”, “Vino para robar”, “Sin Hijos” (de las más exitosas) y “Permitidos” (con Lali Espósito como protagonista).

ANÁLISIS

Durante su corta pero amplia filmografía podemos sacar algunas conclusiones: todas sus películas son comedias. Muchas veces repite un elenco conocido lleno de actores gancheros, con los que logra buena afinidad: Daniel Hendler es protagonista de “Vino para robar” y “Mi primera boda” y participa en “Cara de queso”. Martin Piroyanski siempre forma parte de sus elencos como actor secundario hasta la última, “Permitidos”. Diego Peretti se ha dedicado en los últimos años al cine, tanto argentino como español,  y ha podido meter un éxito de taquilla con Winograd en “Sin Hijos” y estrenará este año “Mamá se fue de viaje”, con la productora Patagonik (del grupo Clarín) que desde el tráiler promete hacernos reír.

Gabriel Nesci

gabriel nesciLo de Nesci es raro, porque si bien su película “Días de vinilo” tuvo buena repercusión en las criticas y en taquilla, le llevó cinco años volver a filmar. Durante este mes estrenará “Casi Leyendas” con Peretti, Diego Torres y Santiago Segura, actor de “Torrente”, en una comedia con algunos toques nostálgicos.

ANÁLISIS

Fue el guionista de la serie protagonizada por Gastón Pauls, “Todos contra Juan”. Si bien no filma tan seguido, cuando lo hace consigue generar una buena historia, sencilla pero atractiva, algo que suele faltar en el cine argentino. Sus dos películas contaron con un elenco conocido que garantiza un piso de espectadores.

Juan Taratuto

juan-taratutoDebutar con una comedia romántica puede ser un buen piso para entrar a un público que suele ser reticente a las películas argentinas; así lo hizo este director con su ópera prima, “No sos vos, soy yo” (2005) protagonizada, una vez más, por Diego Peretti. Le siguieron “Un novio para mi mujer” (2008) y “Me case con un boludo” (2016) dos películas parecidas y protagonizadas Adrian Suar y Valeria Bertucelli, en papeles que los consolida como dupla de comedia taquilleros.

ANÁLISIS

Repetir el elenco, concentrarse en comedia e historias digeribles y lograr que canales coproduzcan, y por lo tanto difundan, la película genera un cóctel que garantiza un piso de 50.000 espectadores. “La Reconstrucción” (2013) su película menos vista, un drama, logró ese piso.

Daniel Burman

Daniel BurmanEscritor, director y productor, un todo terreno. Su filmografía navega por su propia historia, atravesada por el judaísmo y también con Daniel Hendler como actor fetiche: “Esperando el mesías” (2000), “El abrazo partido” (2004) y “Derecho de familia” (2006). Si bien no son películas con relación  directa en su historia, sí demuestran cómo sus protagonistas masculinos y citadinos atraviesan por las diferentes fases de la adultez.

ANÁLISIS

Con doce películas dirigidas desde el año 1998, Burman ha logrado consolidar una carrera que, con sus altibajos, resulta muy atractiva. “El rey del once” (2016), es su última película pero no su mejor desempeño, cosa que se vio reflejada en la crítica y en la taquilla. Es el elegido por Netflix para la realización de la primera serie argentina para esta plataforma llamada “Edha”, un thriller dramático ambientado en el mundo de la moda que constará de 13 episodios a estrenarse durante este año.

Entre las directoras podemos encontrar dos referentes que han logrado muy buenas producciones a lo largo de los años:

Lucrecia Martel

Lucrecia MartelSi bien sus películas no fueron las más vistas, “La Ciénaga” (2001) y “La Niña Santa” (2004), Martel es considerada una de las directoras más prolíficas de su época.  Cun una construcción del relato que no resulta de lo más accesible, su obra ha logrado penetrar en diferentes festivales. “La  Niña Santa” fue invitada a participar en el Festival de Cannes y nominada a cuatro Cóndores de Plata, premio otorgado por la Asociación de Críticos Cinematográficos de Argentina.

Lucia Puenzo

Lucia PuenzoCon cinco películas desde 2007, la hija del famoso cineasta Luis Puenzo ha logrado hacerse de un nombre a través de sus diferentes films. “XXY” y “Wakolda” tuvieron buena recepción y una historia diferente, permitiendole el ingreso al panteón del cine argentino, donde es difícil mantenerse.

Sus películas no suelen ni siquiera rozar lo cómico sino que son historias que te interpelan desde dramas y angustias profundas. Muchas de sus películas devienen de novelas escritas por ella misma.

En un escalón más arriba, por los años y las diferentes producciones, se encuentran los reconocidos Juan José Campanella, Pablo Trapero y Damian Szifrón. Estos tres directores vienen hace varios años estrenando películas con guiones marcados por la idiosincracia y la historia nacional,  dandole batalla a cualquier tanque norteamericano: “El Secreto de sus ojos” (2009), “Relatos Salvajes” (2015) y “El clan” (2016) son un claro ejemplo de esto.

Podemos pasar por un par de directores más, pero la intención de la nota queda a las claras con este derrotero de directores consagrados en distintos estilos del cine nacional. Como dejo agridulce puede apreciarse que, si bien el cine argentino puede, en algunos casos, dar pelea frente a un mounstruo yanqui, este cine  pareciera siempre quedar en las mismas manos año tras año.

Catriel Mirabelli firma

Anuncios

2 comentarios en “DIRECTORES DE CINE ARGENTINO: ¿UN MONOPOLIO?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s