Cómo profundizar la Industria Audiovisual como política de Estado

Las industrias culturales y, sobre todo, la audiovisual de cada país, sirvieron y sirven para generar identidad, para la alfabetización, para el entretenimiento, para generar puestos de trabajo y para muchas cosas más.

Desde la sanción de la Ley de Cine en 1994 hasta la fecha, lo audiovisual con sus diferentes matices no ha parado de crecer: cada año aumenta el número de producciones audiovisuales que llega a la cartelera y el porcentaje de espectadores se mantiene entre un 14 y un 20 por ciento de las entradas totales vendidas. A pesar de que las producciones de telenovelas o series en la televisión abierta hayan caído, se ha incrementado la producción de series web o para plataformas alternativas, como Cinearplay  (ex Odeón), Netflix, o simplemente para YouTube a través de las diferentes líneas que viene ofreciendo el estado a través del INCAA o, en su momento, con el Ministerio de Planificación, bastante demorado en su aplicación por la gestión macrista (Cacetta o el flamante Ralph Haiek).

HOJA APARTE: ¿Por qué ver “Merlí”?

HOJA APARTE: ¿Quién es Ralph Haiek? El nuevo presidente del INCAA

Sin embargo, las nuevas tecnologías otorgan formas de profundizar la llegada de la industria audiovisual al grueso de la población:

  1. La mayoría de los nuevos Smart TV contiene en su control remoto un acceso directo a la plataforma de streaming por antonomasia en el mundo: Netflix. ¿Qué pasaría si, en vez de eso, el estado realizara un acuerdo para que se estableciera un botón de acceso directo a Cinearplay  (ex Odeón) con los televisores fabricados en nuestros país, para que la persona no pierda tiempo en acceder a contenidos nacionales?
  2. La creación de varios espacios INCAA o espacios Cine.ar en lugares en donde ni siquiera hay salas de cine sería otra forma de hacerlo. El consumo cultural en pequeños poblados a veces es muy requerido, lo que hace que muchas personas se trasladen a ciudades cercanas con mayores espacios culturales. Los teatros del pueblo, que suelen ser de los municipios, podrían hacerse espacios cinematográficos al menos un día a la semana.
  3. La creación de “La semana (o mes) del Cine Argentino”, en donde el precio de las entradas en todas las cadenas de exhibición (nacionales o extranjeras) de las películas argentinas sea mucho menor que el de cualquier otra película, incentivando así desde el bolsillo a la concurrencia.

Sabemos que algunas son más difíciles de aplicar que otras, pero si decidimos crear una industria de entretenimiento en tiempos de consumo de películas y series como nunca antes se ha visto, no podemos dejar de tenerlas en cuenta.

Catriel Mirabelli firma

Anuncios

5 comentarios en “Cómo profundizar la Industria Audiovisual como política de Estado

  1. La preocupación de hoy pasa por otro lado. Un INCAA donde los proyectos están detenidos y el peligro de una ley de convergencia que puede hacer perder la mayoría de los fondos del INCAA. otro problema de la plataforma cine.ar, ex Odeon es que le quita posibilidad a las peliculas que quieren ser comercializadas en el exterior. Este tema, especificamente Netflix, está generando un debate en el Festival de Cannes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s