Conflicto INCAA: segunda parte

Hace unos meses y con el despido de Alejandro Cacetta, ex presidente del INCAA por presuntos casos de corrupción, se libró una batalla donde la comunidad audiovisual de una vez por todas logró unirse y poner en agenda mediática algunas cuestiones que suelen no importar al grueso de la población.

HOJA APARTE: Darín recibe el premio Donostia

La tormenta pasó (o al menos eso se cree) y desde la designación del nuevo presidente (anterior vicepresidente que curiosamente no sabía nada de los casos de corrupción) del Instituto de cine, tanto él cómo el ministro de cultura Pablo Avelluto han negado que el fondo de fomento cinematográfico se vaya a tocar. Sin embargo, los movimientos que se dieron desde ese momento demuestran que las declaraciones en vivo no valen nada y van avanzando y retrocediendo en función de la recepción de la medida tomada.

La semana pasada, cerca de 300 personas, en representación de más de 40 organizaciones de trabajadores y realizadores audiovisuales, se manifestaron en la puerta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales para reclamar la reincorporación de 4 trabajadores, la subejecución del presupuesto del fondo de fomento cinematográfico y el posible cierre del Artecinema (espacio Cinear ubicado el barrio de constitución) por el vencimiento de su contrato de alquiler.

Subejecución del presupuesto

Esta falta de ejecución del presupuesto se ve reflejada en la poca cantidad de producción de películas en la actualidad. La diputada Liliana Negre de Alonso (Peronismo Federal-San Luis) denunció una “subejecución presupuestaria” en 2016 (esto basado en estadísticas de la presidenta de la Comisión de cultura), por lo cual se filmaron, según dijo, sólo 16 películas. En un principio se habla sobre que la nueva gestión, a cargo de Ralph  Haiek, no quería firmar ningún papel hasta que lograra asentarse, pero el problema comenzó en 2016 y se profundizó en 2017 con el congelamiento de los pagos de las películas en proceso.

Cierre de la sala Cinear “Artecinema”

Las nuevas autoridades del INCAA decidieron no renovar el contrato para el Cine.ar Sala Artecinema de Constitución. De hecho, este cine es el único espacio de cine que tiene la zona sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Lo perjudicial de la medida, más allá de las fuentes de trabajo, es la quita de un espacio de cultura y de movimiento constante de personas  dentro de un barrio que lo necesita. Durante el 2015, el cine llegó a vender casi 10 000 entradas y hasta hace unos meses tenía un promedio de 1000 entradas por semana, un número más que admirable para una sala que exhibe casi en un 100% películas argentinas. Los vericuetos legales para que este Espacio siga abierto son difíciles de explotar, pero la no voluntad de la gestión INCAA es clara.

¿Casualidad? Para nada, a estar atentos.

Catriel Mirabelli firma

Anuncios

3 comentarios en “Conflicto INCAA: segunda parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s