“TITANES DEL PACÍFICO: LA INSURRECCIÓN” – ¿DÓNDE ESTÁ OPTIMUS PRIME?

Títulos como “Neon Genesis Evangelion”, “Mazinger Z” y películas que muestran batallas con monstruos fueron la principal inspiración de cierta película que se estrenó en el 2013, cuya secuela se estrena este fin de semana: “Pacific Rim” (“Titanes del Pacífico”). La película original, dirigida por Guillermo Del Toro, nos entregó batallas épicas que lograron deleitar visualmente a su público. Su historia, a pesar de ser convencional, dejaba entrever que Del Toro tenía mucha inspiración como para no descuidarla: con personajes inolvidables como El General Pentecost (interpretado por Idris Elba), la película era una gran experiencia de blockbuster. Desgraciadamente, no le fue muy bien en taquilla, pero hubo un milagro inesperado: China la salvó de la etiqueta de fracaso rotundo.

En esta ocasión, tenemos su secuela: “Pacific Rim: Uprising” (“Titanes del Pacífico: La insurrección”). Ambientada diez años después de la original, nos cuenta una historia en la que Jake (John Boyega), el hijo del ahora difunto General Pentecost, reforzará a nuevos Jaeger para enfrentarse junto con su equipo a un nuevo grupo de Kaijus que intenta destruir la ciudad.

LEÉ TAMBIÉN I: Nuevo tráiler de “Cobra Kai” aclara los tantos

LEÉ TAMBIÉN II: Se empiezan a confirmar los invitados de la Comic-Con 2018

Las expectativas de esta película ya eran mínimas al enterarnos que Guillermo Del Toro no regresaría como director y que solamente formaría parte del equipo como productor. El miedo estaba en que el film perdiera toda la magia que la original tuvo en cuanto a momentos épicos se refiere. Se notaban bastante las intenciones: armar una franquicia de juguetes y atacar al mercado chino, salvador de la original en la taquilla. Efectivamente, eso fue lo que pasó: nos dieron un largo comercial para promocionar juguetes, descuidando de manera garrafal la historia, los personajes y la misma lógica que Del Toro había planteado en la anterior.

Resultado de imagen para JOHN BOYEGA 2

Jonh Boyega reemplaza a Charlie Hunnam como el nuevo protagonista de esta secuela 

Las batallas se ven bien, a secas. Carecen de emoción y estilo visual en comparación con el film anterior. Se siente más apegada al universo de “Transformers” de Michael Bay (solo le faltan más explosiones), pero modernizado para que los niños la disfruten más que el resto del público.

El director Steven S. DeKnight (showrunner de “Daredevil”, la serie de Netflix) colaboró en el guión con T. S. Nowlin (guionista de “The Maze Runner”), y parecería que se concentraron más en los golpes que en la historia en sí, que se supone que es lo más importante. Se ve claramente que lo hicieron por dinero (todas las películas se hacen por dinero, pero no se tiene que ser tan cínico). Ese no tiene que ser el único enfoque; se le debe tomar cariño y tener cuidado para que sea un proyecto funcional, cosa que aquí no pasa.

Optimus primer y un Jaeger.png

¿Plagio o inspiración? A la izquierda un Jaeger  de Pacific Rim a la izquierda Optimus Prime de la facilmente olvidada Tranformers

¿Los personajes son lo peor? Definitivamente sí. El mejor actor de la película es claramente John Boyega (Jake) quien demostró tener mucho carisma para un personaje de cartón que cualquiera podría haber interpretado. Con el que tenemos muchísimos problemas es Scott Eastwood, hijo del veterano Clint Eastwood. Tiene una de las peores actuaciones en lo que va del año, en una película donde no se le pide mucho. Su carisma es nula y la manera en la que dice sus diálogos es muy poco creíble e inexpresiva; en resumen, un personaje más que olvidable. Charlie Day, quien regresa para esta entrega, está muy desperdiciado. En cuanto al resto del elenco, Jing Tian sólo está para complacer al mercado asiático, y Cailee Spaeny y Adria Arjona (si, la hija de Ricardo Arjona) carecen de emoción, y su motivación en la historia no tiene mucho sentido.

PAcific rim Ficha.png

Hablando de sentido… eso es algo que la película no tiene. Por ejemplo, tenemos al cliché de la niña genio. Eso está bien, repetitivo pero bien… ¿Pero que sea capaz de construir su propio Jaeger? Cae en la exageración y no tiene sentido. Es solo el medio para atraer al público meta, es decir, niños de entre 7 y 12 años.

La cinta tiene un ritmo deficiente; durante la primera hora no se siente que pasa nada y tampoco simpatizás con nadie (y mucho menos con Eastwood, con el que meten una subtrama de romance innecesaria). Lo poco que se podría rescatar es la música de Lorne Balfe, que acompaña a las peleas de manera genial, a pesar de que estas se vean muy poco creíbles, con un CGI bastante notorio que les hace perder mucho impacto.

“Titanes del Pacífico: La insurrección” es una película aburrida. Se siente innecesaria y con falta de corazón. Se sintió la falta de Del Toro. Nada en esta película tiene sentido, ni consigo misma ni con su antecesora; solo existe para vender juguetes y más secuelas para el futuroSi vas a verla solamente para ver pelear robots y monstruos gigantes, vas a salir satisfecho. Si buscás algo más que eso, o algo más épico que la original, es muy probable que salgas decepcionado. Visualmente no está tan mal, pero tampoco está bien. Con personajes olvidables, actuaciones muy sosas y una trama muy genérica con un guión terrible, solo esperás que Bumblebee y Optimus Prime se cambien de franquicia para “salvar” a esta secuela fallida. Estamos ante una de las peores películas del año; así de fácil, así de sencillo.

firma David Cavazos

2 comentarios en ““TITANES DEL PACÍFICO: LA INSURRECCIÓN” – ¿DÓNDE ESTÁ OPTIMUS PRIME?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s