Marylin: ser en silencio mata

“Marilyn” comienza a armarse parte a parte, con un conjunto de objetos, gestos y miradas atesoradas lejos de una familia que no entenderá. En un contexto donde primero se es peón de campo en una familia que no posee más que su trabajo y depende de la buena voluntad del patrón, ser puto y jóven se ciernen sobre Marcos, el protagonista, como una condena dramática. “Marylin” será el destellar de esos tesoros que muchos hemos guardado dentro del placard durante años, las telas, los maquillajes, los tacos, los juegos de lo femenino compartidos con nuestras madres, pero jamás mencionados, siempre prohibidos.

LEÉ TAMBIÉN I:  CineInflación de julio/agosto: Mayor que la del INDEC

LEÉ TAMBIÉN II: Se viene “En peligro” lo nuevo de Matías Szulanski

En su ópera prima Martín Rodriguez Redondo pinta con un guión plagado de silencios y tensiones lentas, agobiantes, el disfrute sensual y sexual de un adolescente homosexual enfrentado a los prejuicios sociales, en su cruda expresión pueblerina, y a las limitaciones de una familia sometida a la opresión de clase. No hay lugar para una masculinidad disidente frente al robo del ganado y la necesidad de sostener el trabajo cuando el padre muere de repente. No hay lugar para una masculinidad disidente – o una feminidad en ciernes -, incluso cuando su madre le pide que le haga el dobladillo a sus polleras nuevas, o que le pase la tintura. Marcos tampoco logra hacer oír su deseo, casi no habla. Solo una amiga, un novio fugaz y el carnaval le hacen lugar a sus afectos; sólo ahí se enciende el personaje, su cuerpo, su historia. Sólo armado con sus tesoros Marcos se anima a seducir al hijo del patrón. En los espacios familiares – que son los que predominan en el film – permanece tenso, mudo frente a los juicios de su madre y su hermano, frente a la violencia necia que no busca escuchar ni entender, sólo negar y reprimir. Marcos implosiona en un final que deja en manos de los espectadores el juicio que el film – en palabras del director – toma como desafío no generar.

Marylin critica 1.png

Basada en una historia real, esta película de coproducción argentino-chilena galardonada como “Mejor Largometraje en el Festival de Cine Queer Lisboa 22” , parte de una investigación documental que el director realizó a partir de entrevistas con la Marylin original que inspiró el guión y con la lectura de un diario íntimo titulado “El sufrimiento por no ser igual”. Encontrar a Walter Rodriguez para representar a “Marcos/Marylin” le llevó al director un año de casting, el cual incluyó a peones rurales y chicas trans adolescentes, en su intento por mantenerse fiel al caso original. Sin embargo, reconoce también que nunca pretendió generar una ficción estrictamente documental, sino poder ofrecer otra que, al darle voz a un personaje que no tuvo oportunidad de dar su versión, opere como revancha.

Marylin critica 2.png

“Marylin” aparece en un contexto en el que las producciones cinematográficas de temática LGBTTIQ+ no solo proliferan, sino que buscan, y logran, cada vez más aproximar perspectivas específicas, personales, mínimas, rescatando historias en las que la lucha por la identidad – y no sólo de género –  es evidenciada en sus más crudos y cotidianos matices.

Para mas información de la película pueden visitar su pagina de facebook 

Firma pablo.png

6 comentarios en “Marylin: ser en silencio mata

  1. Uh que original al guionista le salio humo de la cabeza, solo un oportunismo comercial para el nicho queer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s