Análisis de “El cuento de las comadrejas”: lo efímero del éxito y el dolor que conlleva su ocaso

Juan José Campanella presenta una adaptación moderna de Los muchachos de antes no usaban arsénico, película icónica de José Martínez Suárez, de 1976. Se trata de la vuelta del director luego de haber ganado un Oscar con “El secreto de sus ojos” (2009) y tras haber incursionado en el film de animación con “Metegol” (2013).

La historia narra la vida de 4 artistas que conviven en una mansión alejada de la ciudad. Son un matrimonio de actores, un guionista y un director, amigos desde hace varias décadas que, con el paso del tiempo, se están volviendo más intolerantes a la vida comunitaria. Un día, una pareja de jóvenes, fanáticos de su cine, irrumpe en esa aparente calma y le insisten a la ex gran actriz para que venda la casa, a costas de disolver vínculos de toda una vida.

LEÉ TAMBIÉN I: Primer trailer de “El Marginal”

LEÉ TAMBIEN II: Primeras imágenes de “Vida de Gallos”

En cuanto al reparto, no se escatimó al elegir figuras de primerísima línea como Graciela Borges, en ese descomunal protagónico de ex gran diva de cine que se rehúsa al paso del tiempo, que vive en el pasado anhelando ser portada de diarios y encabezar marquesinas. Luis Brandoni, como su marido, agotado del estrés de estar casado con esa estrella que de tanto brillar opaca al resto, un poco ido del mundo real y encontrado con otros tipos de manifestaciones artísticas. Oscar Martínez, el ácido director de cine, con un humor negro que amedrenta a cualquiera. Marcos Mundstock, el famoso Les Luthiers, como el guionista que no deja de hacer reír con sus comentarios morbosos y su forma de ver la vida.

Resultado de imagen para el cuento de las comadrejas

Asimismo, Nicolás Francella y Clara Lago (la actriz española con un excelente dominio del acento argentino) acompañan a la perfección, aportando frescura y maldad, creando el conflicto que hace a la historia.

En cuanto a lo narrativo, tiene una velocidad que no permite descanso alguno, con diálogos muy inteligentes que se mantienen en la constante ironía, casi como la única forma de relatar los acontecimientos. El arte está trabajado desde una manera extravagante, justamente para poder mostrar el ocaso de la diva, aunque queda bastante relegado porque uno no está prestando atención a lo que sucede de fondo.

En conclusión, es un homenaje a una época dorada del cine argentino, aunque no es tan pesimista como su antecesora, critica lo efímero del éxito y el dolor que conlleva su ocaso. Entretenida y conmovedora, si se busca humor inteligente y ácido, con claras reminiscencias al cine nacional y un glorioso reparto, “El cuento de las comadrejas” es la ocasión para aplaudir todo eso y más.

2 comentarios en “Análisis de “El cuento de las comadrejas”: lo efímero del éxito y el dolor que conlleva su ocaso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s