Crítica – “La creciente”: agua sucia

Dentro del “Programa de estrenos durante la emergencia sanitaria” del INCAA, se estrenó en la plataforma gratuita CINE.AR Play y CINE.AR TV, el segundo largometraje de Franco González y Demian Santander, que participó en la Competencia Argentina del BAFICI 2019.

“La creciente” (2019) es un thriller con algo de western. Una película rodeada de agua del Paraná que maneja muy bien la tensión. Todo cambia en un lugar tan desolado como ese, nadie es el mismo que en el continente, por ello hay ciertas escenas donde se ve más comprometido el paisaje sobre las personas. Cuando el río crece, es necesario tomar otros recaudos. El nuevo largometraje de Franco González y Demian Santander, no muestra nada sobre el pasado de ese joven recién llegado a la isla, pero el espectador puede intentar adivinar qué es lo que le ha pasado. Un hombre lo rescata, lo lleva en su lancha, le ofrece un refugio y trabajo, peor sería nada.

LEÉ TAMBIÉN:  SE CANCELA LA EDICIÓN Nº13 DE ARGENTINA COMIC-CON

LEÉ TAMBIÉN: ¿QUÉ ONDA ESA PELI?: “LXS MENTIROSXS”, LA NUEVA PELI/SERIE DE ALEJANDRO JOVIC

Matía (Cristian Salguero) llega nadando a una isla del Río Paraná. El joven se oculta de alguien que lo persigue. No se sabe quién es, qué hizo o de quién huye, pero intentará rearmar su vida en un nuevo lugar, bajo el mando de El Correntino (Héctor Bordoni), quien posee las tierras y todo lo que viva en ella. Tratando de dejar ese pasado atrás, comienza a trabajar de peón con El Correntino mientras conoce a la hija de su patrón, Gaby (Mercedes Burgos), y comienzan una relación amorosa. El deseo de ella es salir de ese lugar, ya que su padre la maltrata. Juntos hacen un plan para escapar pero la tragedia parece inevitable. Cristian Salguero (“Un Gallo para Esculapio”) es el encargado de llevar adelante el personaje de Matía, con ciertas características que le sientan muy bien, debido a su talento y experiencia. Compone un personaje lleno de matices, cuyos silencios encajan perfecto. Las actuaciones del trío principal hacen que el relato parezca natural. Héctor Bordoni y Mercedes Burgos, en la relación padre – hija, le dan al film el dramatismo que necesita para llegar a ese final atroz.

Con una narración solemne, se van construyendo lentamente las razones de la violencia, que explotará finalmente de manera inevitable. El silencio predomina en ciertos pasajes de la película. No existe mucho diálogo, sino más bien acciones rutinarias, se siente la tensión entre los personajes y la amenaza de la naturaleza. Con la Ley de la Selva como respaldo, siempre gana el más fuerte. “La creciente” (2019) es tensa, cruda, pero también sabe transmitir de manera calma lo que estallará al final. En la marginalidad de las islas del Río Paraná, los personajes sufren y eso se nota. Una historia sencilla, con una trama algo misteriosa, que no llega a atrapar del todo.

Se puede ver en la plataforma Cine.Ar Play (primera semana con acceso gratuito, luego $30 el alquiler).

PUNTAJE: 5.5/10

Gimena Meilinger Firma

2 respuestas para “Crítica – “La creciente”: agua sucia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s