La Casa de Papel, temporada 4: explosiva, pero menos efectiva (sin spoilers)

Una vez más, los enmascarados de Dalí no la tendrán nada fácil, pues las cuarta parte del gran fenómeno español creado por Alex Piná ha llegado a la plataforma de Netflix después de una muy sólida tercera temporada que justificó muy bien el regreso de estos personajes para hacer un atraco más complicado e intenso. A comparación de las críticas a las temporadas previas del show, en esta crítica no habrá spoilers. Los comentarios CON SPOILERS SERÁN EN EL PRÓXIMO EPISODIO DEL PODCAST. Pero bueno, trataré de ser lo más breve posible. Esta cuarta parte empieza donde nos quedamos, Nairobi ha sido gravemente herida de bala y se debate entre la vida y la muerte. Pero éste no será el único problema para las enmascarados de Dalí pues Gandía, el jefe de seguridad del banco, se libera de sus esposas y está dispuesto a acabar con el equipo del Profesor. Hablando de éste último, también no la tiene tan fácil, pues no sabe que Raquel (Lisboa) sigue viva y es llevada ante la policía para actuar en contra. Con todo eso, el gran objetivo de Tokio, Denver, Río, Helsinki, Palermo y compañía no es sólo robar el Banco de España, sino también salvarse el pellejo.

LEÉ TAMBIÉN: Cine, crisis y pandemia

LEÉ TAMBIÉN: Crítica de “La creciente”: agua sucia

Desde que Netflix ha apostado por más temporadas para la serie, se ha mostrado un enorme crecimiento de calidad de producción, a tal grado de que se ha convertido en un digno espectáculo de acción que te sigue manteniendo al borde del asiento. Sus escenas de acción han aumentado en escala y en calidad de una manera impresionante. Por momentos, sigue siendo tan emocionante como en sus temporadas previas, pero comparándolas con ellas, ésta es la menos efectiva en su método narrativo. Esto se debe a que ese ritmo tan trepidante e intenso que caracterizaba a las temporadas previas se pierde un poco en los primeros cuatro episodios, los cuales no son tan sorpresivos ni emocionantes como los últimos tres episodios de la cuarta parte. En esos tres últimos encontramos la verdadera emoción que caracteriza a la serie: a niveles altos, cardíacos e intensos.

En cuanto a producción y actuación, todo sigue siendo de alta calidad. El elenco sigue dando actuaciones espléndidas, aunque unos se destacan más que otros. Álvaro Morte como El Profesor sigue estando tan genial que es el mejor del elenco junto con Úrsula Corberó como Tokio. Aunque aquí no hay eslabón débil realmente; quizás la nueva introducción de esta parte es Belén Cuesta como Julia, una aparición bastante corta que quizás en una quinta parte sería mejor explotada. Ahora bien, la producción y cinematografía han mejorado considerablemente, si pueden ver el documental titulado: “La Casa de Papel: El Fenómeno” al término de la cuarta parte, sabrán lo complicado que fue la producción y que intentaron asumir el mayor cuidado posible.

Pero los problemas de esta serie se agravaron en esta cuarta parte, si en las temporadas previas era un non-stop, aquí se reduce el ritmo y la emoción con ciertas subtramas que son inconclusas y otras llevadas al extremo. Entre lo inconcluso hay un ir y venir de Denver y Estocolmo. Entre lo llevado al extremo está el siempre detestable Arturo con una escena en especial que sí era muy impredecible, y que nos vuelve a recordar cuanto odiamos a Arturo (una gran actuación de Enrique Arce); un personaje insoportable, mezquino pero hilarante por la pena ajena que transmite.

Who Is Tatiana In 'Money Heist'? Fan Theories On Her Season 4 Role

La serie repite dinámicas ya vistas que comienzan a notar el desgaste, como la pelea de asumir el mando y pleitos entre el grupo. Como era de esperarse, Nairobi (Alba Flores) está más reducida pero tiene sus momentos ganados dignos de romper el llanto sin profundizar mucho en cierta escena. Pero también hay personajes que en esta cuarta parte ya no tienen mucho que aportar, como el caso de Berlín (Pedro Alonso) con una cantidad de flashbacks que realmente ya no aportan nada.

Es la temporada con más relleno de la serie, provocando que esta tanda de episodios arrancaran lentamente hasta un cuarto capítulo mejor elaborado y más cardíaco. Ese es el gran problema: sus momentos de flashback, con la presencia de Berlín y tramas que no cuajan del todo hacen de esta temporada la menos pulida de la serie. Es obvio que habrá una quinta parte, pero en esa perspectiva, deben terminar la serie antes de que el desgaste (que se nota un poco) se vuelva más notorio. Eso sí, siguen tocando los temas políticos en los últimos episodios que realmente sí es lo que hace más falta, tratando más con el fenómeno universal que es.

Sin más que decir, la cuarta parte de “La Casa de Papel” sigue siendo entretenida y una producción de calidad aunque el desgaste ya se está sintiendo. Con relleno innecesario, subtramas abordadas sin mucha sustancia y flashbacks que no aportan, esta es la temporada menos pulida de la serie, pero no es nada despreciable. Simplemente están mostrando que deben cerrar la historia de una vez antes de que salgan perdiendo el toque. Atrapante por varios momentos y con escenas memorables, el fenómeno universal de Netflix sigue demostrando por qué está en boca de todos: porque la resistencia sigue dando la talla.

firma David Cavazos

Pueden ver mas columnas de David haciendo click aquí y escuchar su podcast aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s