Reseña – Dark Temporada 3: un final estupendo, una temporada débil

ADVERTENCIA: ESTA RESEÑA NO TIENE SPOILERS. ESTE ARTÍCULO FUE MUY DIFÍCIL DE REDACTAR POR LO QUE HE TRATADO DE EXPLICARME DE LA MEJOR MANERA.

Las paradojas del tiempo en el pueblo de Winden, Alemania, han llegado a su fin. La historia creada por Baran bo Odar y Jantje Friese termina con la tercera temporada de una de las series más aclamadas y populares de la plataforma de NetflixDARK. El día del apocalipsis ha llegado y en esta nueva temporada se llega a una conclusión. ¿Habrá valido la pena? ¿Esta temporada logra consagrar a la serie como una de las mejores de la historia? Vamos a descubrirlo.

LEÉ TAMBIÉN: Da 5 Bloods: Una película tristemente acertada para los tiempos difíciles de ahora

LEÉ TAMBIEN: Tráiler de Capitán Menganno: el superhéroe de Lanus

Esta temporada inicia donde la segunda nos dejó, en el día del Apocalipsis. Jonas hará alianza con una Martha que viene de otra dimensión para romper el ciclo, para romper ¿o reparar? el origen de todo lo que hemos vivido a lo largo de la serie. La clave del comienzo del fin y el fin del comienzo será el objetivo de Jonas de reestructurar todo lo que conocemos. Bueno, eso es lo que se alcanzó a comprender a ciencia cierta. Ya saben cómo es esta serie.

Dark': el apocalipsis de la temporada 3 de la serie de Netflix

Debo admitir que he tenido mis problemas con la temporada dos en cuanto a ritmo y conexión con los personajes que no sea Jonas y su madre. Porque al final lo que predominaba en esta serie, en lugar de los personajes, eran las paradojas temporales en los que nos veíamos enredados. El ritmo hizo de esta serie difícil de ver porque la interacción de los personajes es injustificablemente lenta. Si un personaje le dice algo a otro, éste se tarda en responder diez segundos. No es broma, he tomado la cuenta. Sí, había intensidad y momentos interesantes que sorprendían al espectador giro tras giro. Pero sin un buen ritmo, hace que perdamos la atención. Algo irónico porque la serie nos exige atención a todo. La primera temporada no sufrió de esto y debo recalcar que es, sin duda, la mejor temporada de las tres, con mucha intensidad y una narración fluida e interesante. La segunda temporada jugó mucho más con las paradojas temporales, pero recaía en la sobre exposición de “los villanos” de la serie. Pero esta tercera temporada no sólo repite los problemas de su temporada anterior, los agravó. No es una mala temporada, pero es definitivamente la más floja.

Quisiera iniciar con el apartado técnico de la serie, el cual es impecable. Cada toma puede ser un retrato que puedes colgar en la pared. Desde el uso de colores y sus tonos, pasando por su excelente fotografía. La serie carga con una estupenda brillantez visual que sigue estando a la altura de las temporadas previas. Sólo que, para esta temporada, se arriesgaron a jugar más con la edición entre tiempos y dimensiones, desde cambios de formato hasta mezcla de escenas con ilusiones visuales. A eso se le suma la ya icónica música de Ben Frost que sólo consigue brindar la intensidad necesaria para que el espectador se sienta atrapado en los momentos necesarios. La ambientación de cada contexto temporal es excelente y detallada, con una producción excepcional que deslumbra con la fotografía.

En cuanto a los personajes, siguen teniendo una construcción digna, al menos la mayoría. Jonas, en sus distintas versiones y siendo el epicentro de la historia, tiene mucha más razón de ser en esta historia al igual que Martha quien se le da un propósito mayor a esta historia. A eso se le suma Hanna, Katharina, Charlotte, Claudia y Bartosz. Principalmente ellos que son los que tienen una mayor relevancia en esta historia y cada uno está en el lugar donde tienen que estar. Están ahí por una razón y esa razón cumple de manera digna. Además de aplaudir las actuaciones de todo el elenco y el impresionante casting de algunos personajes en diversos tiempos, un parentesco muy notorio. En cuanto a lo positivo del guion (de lo negativo ya hablaremos), es que la serie se vuelve más oscura al jugar con lo paralelo de las dimensiones alternas en tiempos distintos, jugando con los personajes con una incontable cantidad de giros en la trama, unos muy buenos, uno que otros muy innecesarios.

Pero esta temporada es la más floja por diversos factores. A esta tercera tanda de ocho capítulos le sobraban, fácilmente, tres. Lo innecesariamente lento del ritmo hace que se pierda la atención de lo que sucede, existe una sobre complicación de las situaciones, en una temporada final que se encarga de cerrar los cabos. Se repite esa rara dinámica de tardar en contestar cuando conversan, algo incómodo ya que lo menos que hay que perder es tiempo. La serie se encarga de introducir más tiempos, más dimensiones, y para una temporada final, termina por sobrar porque su ejecución no es del todo completa ni muy bien lograda. Con lo que teníamos en la temporada dos y la introducción de la Martha de otra dimensión fue suficiente. Creo que los creadores querían impresionar en cada momento a los espectadores y terminaron por marearlos más.  A final de cuentas, gran parte de los personajes tienen una conclusión muy ambigua que realmente nos hizo ver que la historia de esta temporada estaba muy desenfocada en medio de diálogos repetitivos, exceso de monólogos y continuos montajes de edición que involucran música. El proceso para llegar al episodio final fue muy desgastante y cansador, pero no es hasta allí cuando esto se recompensa.

Sin hacer spoilers del último episodio titulado “El Paraíso”, es un excelente final, uno en el que se enfoca en los personajes que debieron enfocarse, Jonas y Martha, y con una resolución bastante coherente con lo que la serie ha ido otorgando por medio de la ideología de Adán y Eva. Visualmente el final es asombroso y carga con momentos de emotividad que conquistarán al espectador. Es un final muy digno y satisfactorio que recompensa el tiempo difícil de la temporada en sí. Se puede decir que, en lugar de jugar con mi mente, esta temporada jugó con mi paciencia.

Dark Temporada 3: Crítica de la serie de Netflix

La temporada tres de la serie de ciencia ficción no es para nada mala, pero recae en la sobrecarga de información, contextos y arcos argumentales. Pero ese episodio final es una gran recompensa para el espectador, probablemente de los mejores finales en una serie. Cada acción tiene consecuencia, todo es causa y efecto. En ese caso, el final fue más que glorioso.

firma David Cavazos

 

2 respuestas para “Reseña – Dark Temporada 3: un final estupendo, una temporada débil”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s