Crítica – “La maldición del guapo”: viene de familia

Dirigida por Beda Docampo Feijóo, La Maldición del guapo es el nuevo estreno español que trae la nueva normalidad. Una comedia sutil con giros inesperados, elegantes ladrones de guante blanco y grandes actuaciones. Una film feel-good con momentos divertidos, otros de reflexión y un giro sobre el final que marca un gran desenlace. A partir de hoy se puede ver en Cine.Ar Play, gratis, por una semana.

LEE TAMBIÉN: “Fehler 78”: Sobrevivientes y Argentinidades

LEE TAMBIÉN:  Focus: una serie de ciencia ficción argentina con tráiler

Con un reparto de caras conocidas, sobre todo del argentino Juan Grandinetti (hijo de Darío), esta producción española-argentina es una comedia medida (quizás demasiado) que cuenta la historia de una familia de estafadores. La premisa es cautivadora: un atractivo ladrón quiere dar su último golpe, mientras se reconcilia con su hijo. Todo un desafío.

Humberto (Gonzalo de Castro) es un tipo seductor y elegante, estafador de vocación. Su única preocupación es la casi inexistente relación que tiene con su hijo, Jorge (Grandinetti). El joven no perdona los años de ausencia de su padre ni el daño que le hizo a su madre, pero eso tiene que cambiar, y Humberto aprovechará la llamada solicitando ayuda de su hijo para intentar acercarse y mejorar la relación.

El trabajo de guion y la construcción de los personajes está muy bien realizado, pero lo mejor de la película es el casting. Beda Docampo Feijóo, español radicado en Argentina, va salvando el guion, que a veces cae en complicaciones o baches, a fuerza de la dirección de actores como Gonzalo de Castro quien mejora en las escenas con el más serio de la historia, Ginés García Millán. Juan Grandinetti, hace un excelente trabajo creando los momentos más emotivos y los llamados a la reflexión, aunque se ve bastante encorsetado, lo que no parece problema de su actuación sino de los diálogos establecidos en guion. Todos logran buenas interpretaciones y de eso se sirve la historia: Malena Alterio, Cayetana Guillén Cuervo, Andrea Duro y Carlos Hipólito.

Es una película disfrutable, uno se ríe y se emociona con la historia. Si se espera una súper comedia donde te duela la cara de reír o un relato de estafa a lo Nueve Reinas, de seguro irá camino a la decepción. Por el contrario, si lo que se quiere es pasar un buen rato, con una producción prolija y un protagonista con un carisma arrollador, es un buen plan.

VISIONAR, UNA PLATAFORMA DE CINE Y SERIES ARGENTINAS GRATUITAS 

En resumidas cuentas, una propuesta entretenida, sin muchas más pretensiones de lo que se ve, quizás con falta de picardía y química entre los personajes principales, como padre e hijo, o los amigos Humberto y Diego. Lo mejor de todo es el protagonista y su estilo bon vivant. Se podría haber ahondado más en los caracteres de los personajes o en los motivos que llevan a uno o a otro a meterse en esos líos. Aun así, resulta un film fresco y divertido, que sirve de vehículo para tocar tópicos profundos como la familia, la lealtad, la ambición y la amistad.

PUNTAJE: 7/10

sumate 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s