Crítica: “Crímenes de familia”: efectos sociales de la moralina

He leído en los últimos días, en las redes sociales,  muchas opiniones respecto de la película  “Crímenes de familia”. Abro un ligero impasse en el comentario que haré respecto de la película para decir que la única diferencia del hoy, respecto de veinte años atrás, no es que la gente opina más de cuestiones que eventualmente desconoce; el punto es que ahora nos enteramos de sus opiniones. La mayoría de las veces, opiniones vacías y que no necesitamos saber. 

LEE TAMBIÉN:  ¿Qué onda serie? – “The Boys”: la mejor serie de superhéroes

LEE TAMBIÉN: FLIXXO: La nueva plataforma de streaming que ¿te paga por ver?

Siempre, lo más complejo es encontrar un punto medio (si lo sabremos en este país) y no siempre un punto medio implica poca energía y deseo de intensidad en resolver las cosas; sí, tal vez, una mayor pericia emocional. Pero un punto medio tiene que tener, a la vez, consistencia formal.  En el caso del film que nos ocupa la situación es confusa porque, al parecer, o al menos es lo que yo entiendo, el registro del excelente elenco (Cecilia Roth, Yanina Ávila, Miguel Ángel Solá, Sofía Gala Castiglione, entre otros) parece haber sido guiado a una emoción retraída, casi lavada, por parte de la dirección de Sebastián Schindel. Y es en ello donde parece que pierde fuerza un argumento sobre una realidad más que difícil y con tantos matices pero que, sin embargo, y por desgracia, y como tantas otras cuestiones de la vida social, escapan al estudio de la aplicación lógica. Lógica que resolvería muchas de ellas. 

El guion, quizás un poco lineal, resuelve las cuestiones que va planteando en su desarrollo de manera, considero, demasiado simple. Y aquí retomo la cuestión expresada en el párrafo anterior: un punto medio es el que mejor le cae a esta película, porque se ocupa de una temática más que compleja tanto en lo social como en lo político, pero lo hace como si no se animara a jugarse del todo; como si creyera que si va a fondo va a ofender a alguien, pero entendiendo que si es extremadamente deslucida, no va a resultar interesante. Y esa es la pena, porque se siente como si eso le hiciera perder calidad, pero lo que es seguro es que ha logrado dividir las aguas; hay gente que opina que le ha parecido fantástica. Otra que terrible. Creo que ninguna de las dos opiniones se ajustan. En este caso, el punto medio, aplicado de este confuso modo, sencillamente ha generado cierta insuficiencia en el acercamiento a la temática. Si era la idea del director, entonces, bien por ello. 

PUNTAJE 7/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s