Crítica – “La dosis”: jugar con la eutanasia

La Dosis, ópera prima del realizador Martín Kraut, aborda la eutanasia de una manera diferente. Esta disponible Cine.Ar TV y Play

Este thriller psicológico, ambientada en una Unidad de Cuidados Intensivos, muestra un profundo dilema moral sobre el uso de la eutanasia. El film fue estrenado este año en el Festival Internacional de Cine de Rotterdam. Ha participado en festivales en Corea (BIFAN Bucheon Int. Film Festival), Canadá (Fantasia International Film Festival), y próximamente, participará en el Taoyuan Film Festival de Taiwan y en Estados Unidos.

LEE TAMBIÉN: FestiFreak 2020: la edición número 16 se lleva a cabo virtualmente hasta el 31 de octubre

LEE TAMBIÉN: “La vagancia”: El nuevo film de Ayar Blasco llega a Mar del Plata en Noviembre.

El director Martín Kraut cuenta “Cuando en 2012 leí la noticia sobre dos enfermeros que confesaron haber aplicado eutanasia a varios pacientes en Uruguay, casi de inmediato sentí que era el argumento para una película. Seguí con interés el caso mientras escribía en paralelo distintas versiones de un guion que cada vez se alejaba más de lo que supuestamente había sucedido.” La Dosis toma el espíritu de ese conflicto, los debates que produjo y las temáticas que sacó a flote con un enfoque totalmente libre. Por otro lado, indaga sobre la mantención del paciente con vida, que significa un negocio muy importante y redituable. Esta circunstancia combinada con el inmenso poder que tienen algunos enfermeros de turnos vespertinos, que dedican su tiempo al cuidado de otras personas en esas condiciones, puede llevarlos a situaciones extremas.

La película aborda con la mayor cantidad de matices la historia de un enfermero atravesado por un debate interno. Día tras día, año tras año y década tras década ha cuidado a cientos de pacientes que se debatían entre la vida y la muerte, perdiendo la batalla en muchos casos. A veces los padecientes o sus familiares se encuentran en un laberinto moderno y perverso que los obliga a tomar decisiones muy difíciles. La extraña época que nos toca vivir con la pandemia, resignifica la película, ya que es un año donde los hospitales están atestados y el personal de salud no da abasto. Así es como despierta nuestras pesadillas, sobre el poder que tienen los médicos y enfermeros sobre nosotros y nuestros familiares. 

Marcos (Carlos Portaluppi) es un enfermero experimentado que trabaja, hace 20 años, en el turno nocturno de una clínica. Ve la muerte de una manera distinta a los demás, sobre todo cuando la mayoría de los pacientes que atiende, padecen de alguna enfermedad terminal y se aferran al último respiro de vida. Es aplicado y profesional, pero tiene un secreto. Gabriel (Ignacio Rogers), un nuevo enfermero, pronto lo descubrirá. Aunque al principio las intenciones de Gabriel parecen sinceras, pronto su colega va descubriendo los oscuros y siniestros secretos que esconde detrás de su aparente fachada de generosidad y carisma. Marcos se encuentra atrapado, sabe que sólo al exponer su verdadera identidad podrá detenerlo. Dos personajes que competirán por el poder de decidir por la vida de los demás, jugando a ser Dios, logrando una trama con un profundo dilema moral sobre el uso de la eutanasia.

Las actuaciones de Portaluppi y Rogers son increíbles, dotando de un velo de realismo a esos personajes oscuros. El novato parece el alter ego de Marcos, esto lo logran con interpretaciones sobresalientes y una sinergia entre ambos que desborda lo que se está contando. El identikit del psicópata se vislumbra desde el inicio, carismático, manipulador y entrometido, Gabriel llega a darle un vuelco a la vida monótona de Marcos. La puesta en escena está muy bien, con la estética hospitalaria que agota la vista y el ánimo de cualquiera. Todo parece oler a desinfectante. La luz blanca de quirófano, los azulejos insípidos y la sensación de muerte, se sienten gracias al excelente trabajo técnico. 

VISIONAR, UNA PLATAFORMA DE CINE Y SERIES ARGENTINAS GRATUITAS 

La dosis es una película que narra un dilema moral, desde el costado perverso del ser humano. Y es uno de esos thrillers que se toma su tiempo en presentar y desarrollar a sus personajes, y al hacerlo, enfrasca al espectador en una perversión en la que no se sabe si hay buenos o malos en la historia. Asimismo, abre el debate sobre la muerte asistida y el derecho de elegir la vida o la muerte. Con buena dosis de suspenso, La dosis es una película inquietante que significa un excelente debut del director.

PUNTAJE: 7.5/10

sumate 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s