Cine argentino por la verdad, memoria y justicia


El 24 de marzo es una fecha que contiene una relevancia fundamental para nuestra historia más reciente. Es el comienzo de la última dictadura militar y también la etapa más oscura en donde el Estado Nacional, a cargo de la Junta Militar, fue el encargado de secuestrar y desaparecer personas, torturarlas en centros clandestinos y expropiar bebes a las madres desaparecidas. Llegada la democracia en 1983 caen las herramientas de censura y muchas producciones acerca de esta etapa comienza aparecer. La imaginación y la realidad hicieron una mezcla interesante intentando poner luz a un periodo que pocos conocíamos. A continuación, dejamos una serie de películas que no te podes perder para entender un poco más sobre el ultimo golpe militar.

VISIONAR, UNA PLATAFORMA DE CINE Y SERIES ARGENTINAS GRATUITAS

“CRÓNICA DE UNA FUGA” (2006)

Dirigida por Adrián Caetano (Tumberos) la película cuenta la historia de un jugador de fútbol, Claudio Tamburrini, quien fue secuestrado por un grupo paramilitar y encerrado en el centro clandestino conocido como Mansión Seré. Allí protagonizará una fuga que permitió al deportista escribir el libro en el que se inspira esta producción. Con Rodrigo de la Serna, Pablo Echarri y Nazareno Casero (YouTube).

CURIOSIDADES

  • Se trata del único caso de fuga registrada durante la última dictadura militar.
  • Guillermo Fernández, quien estuvo detenido en la Mansión Seré, es actor profesional e interpretó a uno de los represores de la película apodado “el Juez”.

KAMCHATKA” (2002)

Es la película que menos referencia hace a los hechos históricos, pero esta claro, el miedo a desaparecer está latente. En este caso la dictadura contada desde una versión infantil, al estilo de los Relatos de Ana Frank, nos muestra a una familia refugiada en un casa alejada.

Marcelo Piñeyro dirige a Ricardo Darín, Cecilia Roth, Tomás Fonzi, Matías del Pozo y Milton de la Canal. La escena final es para llorar largo y tendido. La impotencia es grande, es el horror de la dictadura sin violencia pero con la misma tristeza.

“INFANCIA CLANDESTINA” (2011)

En un acto de catarsis Benjamín Avila hizo frente a una versión libre de su propia infancia y la relación con sus padres, exiliados tras el golpe de 1976. Vueltos a la Argentina como parte de la finalmente fracasada “contraofensiva” de Montoneros, a finales de esa misma década. Acá también hay una reconstrucción de una época vivida de chico con los ojos de grande. Es una de mis favoritas, la recomiendo profundamente.

Escenas de fuerte contenido son animadas, reforzando el punto de vista del niño.  

“Infancia clandestina” puede verse en Netflix.

Anterior Cine en pandemia: crece el público pero el cine argentino no despega
Siguiente Critica de “Bandido”, el ocaso de la fama

No hay comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *