¿Cómo tengo que ver “El marginal”?


El Marginal es casi la única serie argentina de la que todos hablan hace años. En cada estreno de nuevos episodios, ocupa siempre los primeros puestos de visionado en Netflix. Si aún no viste ni la primera temporada y no te querés quedar afuera de la conversación diaria, te explicamos cómo tenés que verla, porque no es tan sencillo como darle play a la primera temporada.

VISIONAR, UNA PLATAFORMA DE CINE Y SERIES ARGENTINAS GRATIS

La primera temporada se estrenó en la Televisión Pública en 2016, con muy buenas críticas por parte de la prensa especializada y con una potencialización de su recepción y reproducción una vez que Netflix compró la distribución para Latinoamérica. Sin embargo, la serie creada por Sebastián Ortega e Israel Caetano fue dispar en su armado por razones desconocidas (¿cuestiones artísticas, de producción?).

La segunda temporada no avanzó sino que la historia retrocede hacia una precuela, algo bastante usual en el mercado norteamericano; pero luego, la tercera temporada continuó el hilo de la segunda, sin llegar a los hechos, aún, de la primera y ya todo se complicó. Ahora, la cuarta temporada, retoma la historia que había quedado inconclusa al final de la primera.

Entonces…. ¿qué hacemos?

Existe dos formas posibles de ver la serie: respetando el orden de su emisión (1, 2, 3 y 4), tal cual figura en Netflix, o el orden cronológico de la historia, que sería 2, 3, 1 y 4.

Nuestra recomendación

Miralas en orden cronológico y no las mires todas juntas porque el formato tiende a agotar si lo consumís rápidamente. Se repite quizás el contexto de encierro con sus variantes de acuerdo al crimen a tramar y sobre qué personaje se quiere abordar.

En la primera temporada tenemos como eje central la misión de Miguel Palacios en el penal San Onofre, y su relación con los hermanos Borges y su organización delictiva. 

En la segunda temporada, cronológicamente anterior, podemos ver cómo se da el surgimiento de esa organización delictiva comandada en un principio por el Sapo (Roly Serrano). Los hermanos Borges, recién llegados al penal, no tienen ningún poder. Acá podemos ver cómo los guardiacárceles y Antín, director del penal, son parte fundamental del crimen organizado.

La tercera temporada, intermedia, nos mostrará cómo los hermanos Borges, una vez consolidado su poder, traman un plan para recaudar mucho dinero rápidamente con la intención de “comprar” su libertad. Los que vieron el primer envío recordarán cómo ese botín de dinero sirve de disparador para los conflictos que culminan con la entrada de Miguel Palacios (Juan Minujín) al penal.

En la cuarta temporada ya vemos los hechos que suceden luego de la primera, con más información de los personajes, pero con un formato agotado aunque en una nueva cárcel. Sin spoilers, la cuarta temporada podría omitirse y nada afectaría al visionado.

Una pequeña observación de lo repetido de la secuencia: entrada a la cárcel por un crimen que nos hace empatizar con los protagonistas, Palacios o los Borges intentan apoderarse de la cárcel y/o escapar, repetidas escenas de violencia, de sexo y violaciones, y el final con alguno de ellos afuera, motín mediante.

La necesidad de hacer algo nuevo de forma urgente es imperativa para que la serie con mayor distribución argentina de la actualidad pueda continuar atrayendo audiencia. Deberán apuntar a ello con la quinta temporada, que ya esta lista, sin fecha de salida.

Escrito por Catriel Mirabelli

————-

Sumate a la comunidad Sin Subtítulos donándonos un Cafecito o suscribite de forma mensual con el monto que prefieras.

Anterior Crítica de "Errante corazón": Buscando paz interior
Siguiente Tráiler y fecha de estreno de “Casi Feliz 2”

No hay comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.