Entrevista a Carlos Gil, uno de los directores de “En la mira” con Nicolás Francella


Luego del éxito de El robo del siglo, Ricardo Hornos y Carlos Gil se juntaron para escribir En la mira, su nueva película que aborda la problemática del call center y tiene como protagonista a Nicolás Francella. La película sumó más de 20.000 entradas vendidas desde su estreno en los cines el pasado jueves 28 de abril, y pronto estará disponible en HBO Max.

Pudimos hablar con Carlos Gil y nos contó cómo surgió la idea, cómo armaron el elenco y además qué opina de la situación actual del cine nacional.

¿Cómo nace la idea de reunirse para dirigir?

Con Ricardo tenemos un camino paralelo en el que siempre pensamos en la importancia de resaltar (y coincidir) en el cine que disfrutamos, y, sobre todo, el que nos gustaría hacer. Sumado a mi experiencia de trabajo y los conocimientos que incorporamos en dupla, llegamos a un punto en el que las mil horas de charlas de café significaron saber hacia dónde queríamos ir a la hora de dirigir.

¿En qué circunstancias conoció a Ricardo? 

En el rodaje de La peste, yo tuve mi parte como segundo asistente de dirección; ese fue el primer encuentro y luego de ello me siguió a los diferentes rodajes en los que trabajé. Así que pasados más de 28 años, seguimos siendo amigos.

¿Cómo fue el inicio de la idea y la búsqueda de soporte económico?

A partir de la participación de Ricardo (Hornos) en la producción de El robo del siglo a través de Az Films tomó contacto con otro de los productores de ese film, quien además le acercó un guión inspirado en las épocas en que había tenido un call center, y sobre ello trabajamos arduamente. En el ida y vuelta de reuniones con los primeros interesados, es que la pandemia nos sorprende.

¿Qué sucedió a partir de ese momento?

Todo parecía estar estancado, pero un día nos llaman para contarnos que Warner estaba interesada en participar del proyecto. De todas maneras lo tomamos con mucha calma e inesperadamente, volvemos a ser contactados y es entonces que nos cuentan que Paramount también deseaba formar parte.

¿Cómo se definió el trabajo previo a partir de estas circunstancias?

 Mientras se pensaba el armado del proyecto, se produjo un retraso debido a la participación de Nicolás (Francella) en otro proyecto, aproximadamente en marzo de 2021. Así que todo se puso momentáneamente en pausa en lo que tuvo que ver con las negociaciones, pero continuamos con algunas cuestiones de la preproducción, el diseño de rodaje, y el casting a partir de mi viaje en julio de 2021 a Uruguay.

¿Cómo idearon la elección del protagonista?

Estábamos seguros de la elección y de que puntualmente él iba a ser su primer protagónico, más que seguramente iba a ser muy puntilloso en la definición de lo que sería su primer papel protagónico. El personaje fue escrito de manera concreta para él. Ricardo le hizo llegar el guión, y un día nos llamó para contarnos que aceptaba. Nico puso todo de sí; confiamos en él desde ese primer momento, y en lo que tiene que ver con el resto del elenco fue además un muy buen trabajo en equipo.

¿Cómo encaminaron la definición del resto del elenco?

Pensamos en (Gabriel) Goity para un personaje que tiene solamente un plano y nada más aparece en off, lo que parecía difícil a la hora de obtener un sí; pero para nuestra alegría, aceptó. En cuanto a Emilia Attias lo primero que nos sorprendió fueron su visión y las preguntas atinadas que nos hacía respecto de las acciones de su personaje, y su contexto. Siempre fuimos con convicción, y si gustó no es de casualidad.

¿Cómo llegó a convocar a Maxi De La Cruz?

El personaje del jefe era un border, y por ello su elección parecía más difícil. A partir de la propuesta de Goity llegamos a Maxi de la Cruz, un comediante muy exitoso en Uruguay. Lo invitamos leer algunas escenas a través de un zoom; para él significó una oportunidad de salir momentáneamente de su posición de actor de comedia. Luego todo avanzó de manera más que positiva.

Considerando los últimos hechos de público conocimiento ¿cómo ves al INCAA y el futuro del cine argentino?

Yo pienso en el lugar relevante que el arte tiene en el desarrollo de las sociedades, en la vida de quienes las integran y en su cultura y en la vida de quienes integran. El INCAA hace lo que puede en tanto institución de apoyo a la cinematografía. Un Instituto transparente que apoye los contenidos de diferente tipo es un sueño común, de todos. Por fuera de las últimas circunstancias las decisiones que se tomaron fueron las correctas y la esperanza es que se siga apoyando la mayor cantidad de productos sólidos y todo funcione con claridad; yo vivo el cine y quiero que el crecimiento en cuanto a los contenidos ofrecidos continúe como hasta ahora.

¿Qué es más relevante?  ¿La escuela o el aprendizaje de campo?

Yo creo que las dos son fundamentales. No estudié ni en UBA ni en ENERC. Soy Licenciado en publicidad, entonces fui incorporando los conocimientos por separado; hasta que en 1997 trabajé en una película de bajo presupuesto en Los Ángeles, Estados Unidos, y en una de las jornadas paso por un edificio que resultó ser la escuela de cine de George Lucas. Finalmente hice allí un curso de ocho meses. Las cosas que aprendí en set no se aprenden con la teoría, pero es igualmente importante incorporarla, entonces pienso que una cosa sin la otra no sirve.

Escrito por Gastón Dufour


Sumate a la comunidad Sin Subtítulos donándonos un Cafecito o suscribite de forma mensual con el monto que prefieras.

Anterior Netflix ¿en crisis?
Siguiente Crítica de "Matar a la bestia": La femineidad en la frontera

No hay comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.