“Harry Potter y la Cámara Secreta”: ¿por qué es la mejor de la saga?


Es importante recalcar la subjetividad con la que voy a relatar mi opinión alrededor de esta película: yo me enfoco principalmente en esta secuela porque entra dentro de mis tres películas favoritas de todos los tiempos. Me alegra mucho escribir sobre ella y espero que puedan valorar esta opinión. Está claro que existen factores nostálgicos: fue la primer película de Harry Potter que vi en el cine a mis cuatro años de edad en el día del estreno, y además tuve el VHS, el cual no paraba de ver. Sin embargo, al haber vuelto a ver esta saga, pude notar que esta secuela del año 2002 no es solamente una de las películas mejor balanceadas en tono, sino que es la más redonda de toda la saga. Lo que me motiva a escribir este ensayo es que me entristece un poco ver en la mayoría de los rankings de la saga a “La Cámara Secreta” en los últimos lugares, etiquetada como la película más “débil”, “larga” e “intrascendente”. Muchos consideran a su continuación, “El Prisionero de Azkaban” (2004), de Cuarón, como la mejor de la saga; no estoy de acuerdo con esto por ciertos aspectos, entre ellos que se nota más la brusquedad de los tonos con las que pasamos de una película a la otra.

VISIONAR, UNA PLATAFORMA DE CINE Y SERIES ARGENTINAS GRATUITAS

Cuando hablamos de Harry Potter, hablamos de magia. Muchos consideran a estas dos películas demasiado infantiles, pero que sea infantil no significa que sea mala, ya que hay veces en las que hasta las películas más infantiles pueden sorprender más que las adultas, como es el caso de “Harry Potter y la Cámara Secreta”. Columbus impregna esa magia que define al mundo de esta historia aquí, bajo las enseñanzas de Steven Spielberg. Él usó sus conocimientos de “El Secreto de la Pirámide” o “Los Goonies”su manera de dirigir actores y capturar un mundo tan mágico como el que nos plantean aquí. Lo más destacable aquí es que para esta secuela no necesitamos presentación: ya conocemos Hogwarts, ya conocemos el mundo mágico. Los primeros 45 minutos de “La Piedra Filosofal” nos establecieron a la perfección todo este mundo en una película de dos horas y media con un ritmo veloz, ágil y que siempre te mantiene. Con una duración de dos horas con cuarenta minutos (tres horas si hablamos de la versión extendida), “La Cámara Secreta” nos introduce de lleno a la aventura que Columbus sabe crear.

La Cámara Secreta es el equilibrio perfecto entre lo familiar y lo oscuro, entre una película de magia, misterio, detectives y terror por momentos. Estamos ante la primera película oscura de la saga, tanto en tono como en tópicos, donde nos introducen desde temprana edad a lo que es la discriminación social bajo las palabras “sangre sucia”, donde nos pueden plantear pensamientos xenófobos que vemos reflejados en los petrificados que nos cuenta la historia. La madurez que tanto alardeaba “El Prisionero de Azkaban” ya la había aplicado “La Cámara Secreta”, y estamos hablando de una secuela que mantiene el mismo esquema de película de misterio como en la primera película y algo que el resto de las películas luego va perdiendo poco a poco. No olvidemos que, de todas las adaptaciones al libro, esta es la mejor adaptada, pues supieron llevar el 90% del libro en una película de casi tres horas con un ritmo perfecto donde siempre está sucediendo algo, algo siempre está a la espera de nosotros.

La misma producción se repite: los mismos actores y algunas adiciones, como los impecables Jason Isaacs como Lucius Malfoy Kenneth Branagh como Gilderoy Lockhart. Presencias altamente brillantes y que le suman al ya enorme calibre de actores como Richard HarrisAlan Rickman Maggie Smith, por ejemplo. Tanto RadcliffeGrint Watson como el resto de los chicos han mejorado gradualmente. Eso ya es indiscutible. El apartado técnico es incluso más destacable aún porque esta es la película con los mejores efectos visuales de la saga, con CGI y efectos prácticos, es la película mejor vista en cuanto al apartado técnico, una completa mejora a su antecesora, sumando la fotografía de Roger Pratt (quien repetiría en “El Cáliz de Fuego”), que le da otro sabor. Pero, evidentemente, parte de la magia reside en la hermosa música de John Williams en mi banda sonora favorita del cine.

Siento que esta es una secuela infravalorada, que necesita más atención que el resto de las películas y que da esa sensación de regreso a casa, a un mundo mágico impresionante, repleto de aventuras, misterio y peligro. Es una película maravillosa en cualquier apartado y que, más que una película para niños, se guía a todo un público porque tenemos para todos. Es un verdadero ejemplo de cómo saber manejar el ritmo de una película, de cómo contar una historia que siempre te tiene atrapado y tenga algo en el fondo qué contar. “Harry Potter y la Cámara Secreta” es, para mi gusto, la mejor película de la saga, sin involucrar la nostalgia aquí. Es la película más completa, la más balanceada, la mejor producida, la más mágica, la que nos hace querer ir a Hogwarts a ver cómo son las clases porque son más presentes aquí y, sin duda, la que más enseñanzas deja. Una película de aventuras verdaderamente alucinante que lleva a otra potencia la magia y calidez de la antecesora. Sin duda, las primeras dos películas son las mejores, pero “La Cámara Secreta” es la que llevó esas virtudes a otro nivel, algo que sus siguientes películas no lograron repetir.

Pueden ver mas columnas de David haciendo click aquí y escuchar su podcast aquí

Anterior “El profesor hippie”: una clase imperdible
Siguiente ¿Cuánto va a salir volver al cine?

No hay comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *