Crítica “Hoy se arregla el mundo”: El papá no se elige, es el que te toca


Después del retraso debido a la pandemia, llegó a los cines la nueva película de Ariel Winograd, protagonizada por Leonardo Sbaraglia. Una comedia para emocionarse.

VISIONAR, UNA PLATAFORMA DE CINE Y SERIES ARGENTINAS GRATIS

Vuelve la dupla Mariano Vera – Ariel Winograd para alegrar los corazones de la gente. Partiendo de la misma base de historias de padres e hijos, como Sin hijos (2015) y Mamá se fue de viaje (2017), se presenta Hoy se arregla el mundo, otra dramedy donde el eje está en esa relación paterno-filial que hoy en día no suena descabellada. Es así como luego del éxito arrasador a nivel mundial de El robo del siglo (2020), el director de la maravillosa Cara de queso (2006), se pone un elenco de lujo al hombro para lograr un excelente producto, una vez más. En este caso, el eje en cuestión es un poco más lagrimógeno, aun con sus momentos cómicos, por ello es que hablamos de reírse y llorar como los resultados en el espectador.

Winograd esperó a la apertura de los cines luego del conocido confinamiento y es lo mejor que pudo haber hecho. Se sabe que sus películas son sinónimo de gran asistencia en salas, sumado a las estrellas Leonardo Sbaraglia, Natalia Oreiro, y participaciones especiales de Diego Peretti, Soledad Silveyra, Gerardo Romano, entre otros, no había ninguna duda que Hoy se arregla el mundo sería un éxito asegurado.

La película narra la historia de David Samarás, alias “El Griego” (Leonardo Sbaraglia), workaholic, productor de un talk show televisivo y con cero responsabilidad afectiva. Tiene un hijo, Benito (Benjamín Otero), fruto de un fugaz romance con Silvina (Natalia Oreiro). Luego de una discusión, Silvina pierde la vida y él se entera que Benito no es su hijo biológico. Aquí es cuando empieza la gran odisea de “padre e hijo” buscando a su progenitor hasta debajo de las piedras. Estas idas y vueltas son las que suman miles de puntos en la comedia ya que, cada potencial padre con el que se cruzan, tiene un bagaje ridículo alrededor que hace pensar en el viejo refrán “mejor malo conocido que bueno por conocer”. A todo esto se suma la amiga de Silvina y coach del niño (Charo López) como una gran compañía para estos dos.

Nos encontramos ante un cine masivo y de calidad, dos cualidades difíciles de encontrar en el cine argentino comercial. El resultado es una buena comedia con toques emotivos que llegan al corazón de todos

De antemano, sabemos que tenemos delante un elenco de renombre: Leonardo Sbaraglia, Benjamín Otero, Natalia Oreiro, Diego Peretti Charo López, Luis Luque, Martín Piroyansky, Soledad Silveyra, Gerardo Romano, Gabriel Corrado, por lo que el éxito, como mencionamos antes, estaría por demás asegurado. Pero es que esto no termina acá, y encontramos al pequeño gran gigante Benjamín Otero, el niño protagonista, que no hace más que generar risas y emoción en dosis iguales, además de tener una inigualable química con Sbaraglia.

Crítica de "Hoy se arregla el mundo", Ariel Winograd y su oda a la  paternidad | EscribiendoCine

En definitiva, nos encontramos ante un cine masivo y de calidad, dos cualidades difíciles de encontrar unidas, sobre todo en nuestro país. El resultado es una buena comedia con toques emotivos que llegan al corazón de todos. Quizás algunos golpes bajos están de más pero todo se arregla con el brillante Otero y el profesionalismo de Sbaraglia que juntos son explosivos.

Hoy se arregla el mundo es un producto redondo. Esos que cierran por todos lados. Otra vez, Winograd la clava en el ángulo con una película hermosa, profunda, graciosa y donde se nota el gran trabajo. Un prolijo guion, algo previsible, pero con detalles tan grotescos como cómicos (como la pelea con el posible padre payaso). Buen mensaje para grandes y chicos, para quienes paternan y quienes no. En fin, una comedia que queda en el recuerdo del colectivo.

Puntaje: 9/10

Anterior Reseña de"El empleado y el patrón": El clasismo omnipresente
Siguiente Reseña de “Bandido": el ocaso de la fama

1 Comentario

  1. Sergio
    31 enero, 2022
    Responder

    Vi la película y concuerdo 100% con esta reseña. Película para recomendar. Claro ejemplo de buen cine.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.