Netflix ¿en crisis?


Luego de 11 años en constante crecimiento, Netflix sufrió una caída de suscriptores netos y sus acciones en la bolsa se desplomaron. En la presentacion de sus resultados trimestrales, el primero de este año le arrojó un saldo negativo de 200.000 abonos a la empresa liderada por Reed Hastings. Esta cifra está lejos de ser dramática si vemos que es apenas el 0.2% del total de 221M de suscriptores que la plataforma tiene en el mundo, pero representa un llamado de atención.

Es justo decir que la guerra en el este de Europa conllevó a la salida de Rusia de Netflix y se quedó sin 700.000 abonos, por lo que se deduce que sumó 500.000 en el resto del mundo, de todas maneras quedó lejos de la estimación que se había planteado de sumar unos 2.5M de suscriptores nuevos en los primeros tres meses de 2022. Todo esto fue acompañado por un desplome del 35% de sus acciones en el mercado bursatil luego de que se hiciera pública la información, lo que representa la segunda caída más fuerte de la historia de la compañía.

El panorama empieza a desteñirse para Netflix que, aunque no lo crean, tiene estimado perder unos 2 millones de suscripciones en este segundo trimestre del año. La larga primavera en la que el mercado no paraba de crecer, acentuada por el confinamiento pandémico que le hizo sumar casi 55M de suscriptores en 2020 y 2021, y la expansión global no encontraba frontera, parece haber alcanzado un tope, debido a diversos factores, y un viento alarmista comienza a correr por la espalda de la plataforma con presencia en 190 de los 194 países reconocidos.

Ya no estás solo

El período sin contendientes que mantuvo la empresa alrededor del globo fue curiosamente extenso en medio de un mundo de capitalismo sin límites, con un énfasis puesto en la producción y el desarrollo de la industria del entretenimiento. Desde 2014 hasta 2019, cuando arribaron otras plataformas como Disney+ y Amazon Prime que aún corren de atrás en abonos, solo teniamos botones en nuestros controles remotos para ingresar a Netflix. En parte, esa “antigüedad” se convierte en un problema cuando la mayoría de tus contenidos ya fueron vistos por los espectadores y arriban plataformas con nuevas series y películas obligándote a estar todo el tiempo renovando la “cartelera”, con el costo que ello implica, para mantener a tus consumidores.

Para hablar puntualmente de lo que pasa en nuestro país, Amazon Prime, con el 24% del share, le está cerca de Netflix (25%). La plataforma de Amazon arribó hace ya casi tres años; tiene acuerdos con Telefónica, con la plataforma de stream Twitch y apostó fuertemente al contenido local con series como Maradona: Sueño Bendito -azuzada por la muerte de Diego- y Porno y Helado. El podio lo cierra Disney+ (13%), disponible en tándem con Star+, que ofrece algo diferente con contenidos deportivos en vivo. Más atrás vienen HBO Max (10%), que parece no haber podido canalizar el éxito de Game of Thrones luego del final de la serie; y Paramount Plus (6%) con apenas unos meses en el mercado la empresa de VIACOM comparte conglomerado con Telefé y varios canales de cable.

Más precios, menos bocas

Si tu abono de Netflix aumentó varias veces últimamente, no te lo tomes personal, las subas del precio tampoco tuvieron fronteras, se convirtió en el servicio de streaming más caro en la mayoría de paises. La plataforma acusa que los costos de producción son cada vez más altos y, se dice, ya piensa en tomar algunas medidas. La más cuestionada es que no se pueda compartir el perfil por fuera de una misma casa, quiere ponerle fin a las “bocas” compartidas; en relación a la primera medida, surje una segunda de ofrecer suscripciones más baratas que contengan publicidad, algo raro en principio, pero que habría que ver como se implementa.

Copyright IProfesional

Modos de producción

Como decíamos más arriba, los costos de producción vienen aumentando en los últimos años y la guerra también tuvo su impacto en la economía mundial provocando altos niveles de inflación en los paises centrales. Del lado del consumo, es sabido que la audiencia prefiere “maratonear” una serie a esperar que salga un nuevo capítulo cada semana, pero los estrenos semanales no son un tema de suspenso, pues lo que se busca es hacer más duradera una serie que costó un abultado presupuesto y demoró meses de producción, rodaje y postproducción. En términos más económicos: debe amortizarse.

Por otro lado, esa antigüedad que lo relega de la elección del público ante las nuevas plataformas, le da una mejor visión tanto en la adquisición como en la producción de contenidos locales y acumula más experiencia en cómo interpretar los gustos y preferencias de cada lugar. Hemos tenido varios hits por fuera del mainstream angloparlante como La Casa de Papel (España), El Juego del Calamar (Corea del Sur) y Luis Miguel, la serie (México). En nuestro país se dio hace poco el estreno con polémica de Granizo qué batió algunos récords y, desde lo comercial, hubo una apertura de oficinas en la Ciudad de Buenos Aires.

Si nos alejamos un poco para ver la película y no la foto, hay varias cosas fuertemente positivas en varios planos, como ser la única plataforma que ha ganado premios Oscars, unos 14 para ser exactos, y no deja de obtener cada vez más nominaciones, sumando 110 con las de a última ceremonia. En este sentido está, junto al resto de las plataformas de streaming, disputando el paradigma de cómo vemos lo que vemos, y más allá de la resistencia de algunos sectores de la industria que quieren mantener “la magia del cine”, es la propia Academia de Hollywood quien evidentemente ya saldó esa discusión.

Por último, está la crisis y la crisis, una cosa es vivir en un país endeudado con el FMI, estancado economicamente hace 10 años y una inflación de 55 puntos anuales, otra cosa es ser una compañía con ganancias de 2.761M de dólares en 2020 y 5.116M en 2021. Mango más, mango menos, al bueno de Hastings y su troup no les va a faltar para darse algún gustito de vez en cuando, ¿no?

Escrito por Matias Zanetti

Sumate a la comunidad Sin Subtítulos donándonos un Cafecito o suscribite de forma mensual con el monto que prefieras.

Anterior Terror familiar: recomendado BAFICI 22
Siguiente Entrevista a Carlos Gil, uno de los directores de "En la mira" con Nicolás Francella

No hay comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.